Operación de cirugía a 136 km de distancia en un hospital de China

Operación de cirugía a 136 km de distancia en un hospital de China

Que el 5G y Internet nos van a dar grandes alegrías ya lo sospechábamos, lo que no sabíamos era cuando íbamos a empezar a beneficiarnos de ella. Se ha realizado por primera vez una operación de cirugía a distancia, y es que, entre el paciente y el especialista, había una distancia de 136 km. Ha ocurrido gracias a un robot quirúrgico y una conexión a una red 5G.

La tecnología 5G es una conexión ultra rápida a Internet que admite conectar un par de sistemas garantizando la fiabilidad de la línea y una respuesta en tiempo real. Son muchas las posibilidades que ofrece el 5G para que la población se beneficie. Una de ellas es que actualmente, cualquier persona del planeta, podrá ser operado a distancia por el mejor cirujano especialista del mundo sin que tenga que desplazarse de su hospital de referencia.

Hasta la actualidad ahora era impensable, ya que el 4G tiene una red 100 veces más lenta que el 5G y menos estable. Lógicamente para que esta operación se puede ejecutar, el hospital debe de disponer de la tecnología necesaria para hacer dicha operación.

El gigante asiático pretende ir un paso por delante en la colocación del 5G respecto al resto de potencias del mundo. Entre otros factores esto se debe a que, desde principios de verano, Pekín cuenta con 7.800 estaciones colocadas de red 5G. 

Hoy ha sido anunciado en los medios de comunicación que el Hospital Jishuitan de Beijing ha concluido una operación a distancia con un convaleciente que se localizaba a más de 136 km de distancia. La cirugía ha sido todo un éxito, tanto para el paciente como para los responsables de la cirugía, los cuales han asegurado que, para desarrollar este tipo de intervenciones quirúrgicas con plena seguridad, ha dejado de afectar la distancia a la que se halle el convaleciente gracias al 5G.

Se trataba de una intervención ortopédica que se prolongó durante 4 horas en un paciente de 36 años que se encontraba en el Hospital Central de Tianjín, al sureste de Pekín.